Mantener la balansa

26.11.2015

Una de las terapias que me recomendaron era terapia de montar a caballo. El primer pensamiento que me paso por la mente era; “¿Cómo puede una mujer completamente paralizado uno montar a caballo?” Por cierto; “Cómo en demonios voy a subirme al caballo?”

La terapia no se trataba de recuperar la salud. La idea de la terapia era para enseñarle al cuerpo a mantener el equilibrio. Al igual que los músculos de los pies nos mantienen equilibradas cuando estamos de pie. De la misma manera, algunos músculos de nuestro cuerpo superior nos mantienen recta mientras estamos sentados.

Se podía notar cómo el cuerpo se adaptaba a los movimientos del caballo y empezó a corregirse a sí misma sin necesidad de una orden de mi cerebro para hacerlo. Al principio, tenía que tener a una persona en ambos lados del caballo para mantenerme en él. Más después, sólo necesitaba a una persona de un lado que estaba allí sólo por seguridad.

Tenía mis dudas acerca de la terapia. Pensaba que lo único que iba a hacer era no mas que darme angustias. No podía sentarme derecho durante un largo período antes de la terapia. Pero al final hizo maravillas para mi sentido de equilibrio.

Esa terapia en particular, me enseñó algo muy importante sobre la vida que parecemos olvidar cada vez que estamos obsesionados con una cosa o otra. La vida es cuestión de equilibrio. El mundo mismo y la naturaleza se mantienen por equilibrar las cosas y la forma de vivir uno su vida no es la excepción.

Nada en la naturaleza es bueno o malo; es en la forma en que lo usamos o abusamos lo hace así. La vida es “Yin Yang”, debe ser equilibrado y las cosas se deben hacer con moderación.

Nosotros los humanos tenemos esta gran calidad para empujar los límites y alcanzar estrellas. También tenemos la tendencia llevar las cosas a tal extremo que llegamos a volvernos ciego a sus posibles efectos negativos. Olvidamos de la importante lección de la naturaleza sobre el equilibrio.

No demasiado mucho, ni demasiado poco – tratando de mantener la mejor ecuación posible. No sólo con lo que consumimos. También en cuenta en cómo gastamos todo lo que poseemos, como nuestro tiempo, energía y las ganancias. Un equilibrio adecuado nos mantendrá de pie con la espalda recta a través de las desgracias de la vida. Los músculos de nuestro cuerpo lo saben; es hora de que nuestras mentes se ponen al día.

Otra lección que aprendí mientras estaba galopando era; que ninguna terapia tan pequeña e tan inútil que parezca no debe ser subestimado o ignorado. Tenemos tan poco conocimiento y comprensión de todas las habilidades de nuestros cuerpos.
Te puede sorprender si se les da una oportunidad.

Siempre puede haber una lección que aprender, incluso en las cosas más pequeñas. La cosa más pequeña puede hacer una gran diferencia en la vida.
Cuando uno enfrenta a una opción, no sólo tiene poner en cuenta lo que uno tiene que ganar, también, considere lo uno tiene que perder. E vise versa.

Le apuesto que después de hacer esto te darás cuenta que el peor resultado posible será que adquieras experiencia, y se pierde la ignorancia. Eso no es malo en lo absoluto. ¡Adelante pues!

Kati

Comments (3)

  1. tiina salonen 27.11.2015 12:46

    Aika osuvia sanoja Kati. ?

  2. pcbs 26.01.2016 11:41

    Congratulations for the courage and self-denial … Keep it up 🙂

  3. Aaron Avila 12.07.2016 15:50

    WOW!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Gallery:

View all

  •  

    tiny 30 IMG_7013 image20 IMG_0003